¡Bienvenidos a Ingrid Paradise!

Antoine y Julie, dos estudiantes universitarias francesas de 20 años, hicieron las prácticas académicas en un orfanato de la India, donde conocieron a chicas que estaban luchando por su educación para tener un futuro mejor. Ellas intentaron animarlas y entretenerlas durante el verano.

Hay pocos jóvenes franceses que recorran el mundo antes de ir a la universidad. De hecho, el año sabático al acabar el instituto no es usual en Francia pero gracias a los programas scout, erasmus o a hacer prácticas en el extranjero algunos de ellos, como Julie y Antoine, pueden viajar y descubrir el mundo.

Las conocimos al regresar de su estancia en “Ingrid Paradise” en Siruguppa, en el Estado de Karnataka, cerca de Hyderabad en el sudoeste de la India. Les hicimos unas cuantas preguntas.

Antoine und Julie in traditioneller Kleidung

Antoine y Julie con la ropa tradicional

¿Por qué fuisteis las dos a un orfanato para niñas?

Somos amigas y ambas teníamos el mismo deseo de viajar y ayudar a los demás. El año pasado, gracias a “Scouts et Guides de France”, nuestra organización scout, formamos parte por separado de una misión humanitaria autofinanciada durante unas semanas durante las vacaciones de verano. El verano pasado, por las prácticas académicas obligatorias de nuestros estudios en la Facultad de Empresariales de Julie y en la Facultad de Ciencias Informáticas de Antoine, decidimos emprender un proyecto similar.

¿Por qué precisamente Ingrid Paradise?

Como estábamos contentas con cualquier destino, nuestra búsqueda se centró en lugares los que pudiésemos trabajar con niños con condiciones de vida difíciles. Buscamos organizaciones humanitarias a gran escala: desde Mongolia a Filipina, ¡y también en la India! Nepal era originariamente nuestro destino, pero por desgracia el terremoto destruyó el edificio de la asociación donde se suponía que íbamos a estar, por lo que ya no éramos bienvenidas allí. Al final, durante una jornada cultural sobre la India en nuestra ciudad natal, escuchamos hablar de SIWOL, que da apoyo al orfanato hindú de Ingrid Neeva Jeevana o “Ingrid Paradise”. Ingrid es el nombre de la madre adoptiva alemana de Prema Kundargi, la dueña del orfanato, que también era huérfana.

Prêtes pour l’école !

Listas para clase

Contadnos más de SIWOL y de este orfanato.

SIWOL – Support Indian Women’s Life – (Apoya la Vida de las Mujeres de la India) es una organización francesa fundada por un estudiante de “Sciences Po” (Instituto de Ciencias Políticas) que pasó un año viviendo en la India. Actualmente cinco miembros se encargan de SIWOL. Recogen fondos y envían voluntarios al orfanato. Y también intentan informar a los franceses de la difícil situación de las mujeres en la India. Por ello, programan jornadas culturales y presentaciones regularmente. En cuanto al orfanato, recogen a las huérfanas de las prostitutas “tradicionales”: las “devadasis”, cuyas madres pueden haber fallecido o estar padeciendo sida, y se encargan de su educación. Su objetivo es proporcionarles cobijo, cuidados sanitarios y comida de suficiente calidad para que puedan crecer y florecer. Todas las huérfanas acuden a una escuela privada donde las clases se imparten en inglés (“English Medium School”) para asegurar que reciben una buena educación que les permita ir a la universidad o a una escuela profesional.

¿Quiénes son las devadasis?

Las “devadâsî“ (literalmente las siervas de la divinidad) son mujeres dedicadas al templo desde que nacen. Se consideran las esposas de la divinidad, llamadas “las mujeres siempre favorecidas” (su marido, su dios, no puede morir durante su vida) y tienen libertad sexual, algo que otras mujeres casadas con un “mortal” no tienen. Cuando alcanzan la pubertad, su virginidad es vendida a un hombre que puede convertirse en su cliente habitual. Este sistema da lugar a la prostitución por prácticas religiosas; las jóvenes pueden ser vendidas a burdeles en las grandes ciudades. Esta tradición fue oficialmente prohibida en los años 80 pero todavía existe debido a la pobreza, las tradiciones, por ejemplo la pesada carga de la dote, y por las creencias religiosas. Una chica joven que no se dedica al templo corre el riesgo de desagradar a la divinidad y traer una maldición a su familia.

Partager le quotidien… la sieste !

Tomando parte en su vida diaria…¡una siesta!

Concretamente, ¿qué fue lo que hicisteis en el orfanato?

Estuvimos seis semanas. Al principio nos familiarizamos con el orfanato y nos acostumbramos al ritmo de su vida diaria para poder así definir y visualizar actividades adecuadas que pudiesen entretener a 35 residentes con edades entre los 2 y los 20 años y que les ayudase con sus estudios. También queríamos que descubriesen nuevos horizontes geográficos y culturales para avivar su interés en nuevas materias y actividades de las que nunca o casi nunca habían oído hablar. A lo largo de este proceso tuvimos en cuenta su situación personal y el relativo aislamiento del pueblo (52.000 habitantes en total), que estaba lejos de las grandes ciudades de la India.

Les grands jeux d’Antoine

Los grandes juegos de Antoine

Nos esforzamos por encajar en el orfanato, tomando parte siempre que era posible en las actividades diarias desde el desayuno hasta la hora de dormir. Cada día las ayudábamos con los deberes e intentábamos mostrarles distintas formas de hacer sus lecciones. Entonces, como ambas teníamos experiencia en el campo de las actividades socioculturales gracias a los scouts y a nuestra asistencia a unas sesiones formativas para monitores juveniles, organizamos a menudo grandes juegos al aire libre y veladas temáticas. Montamos talleres de manualidades y les enseñamos a hacer origamis, y clases de cocina con sencillas recetas de repostería. Organizamos dos salidas: una a los prados de un campo cercano al pueblo y otra a la feria del pueblo. ¡Incluso pagamos personalmente por la salida después de algo de regateo con el dueño!

Otra de nuestras tareas fue el desarrollo de pequeños folletos, cada uno de ellos presentando un monumento mundialmente conocido para que pudiesen descubrir el resto del mundo. Nos habíamos percatado de que sus estudios se centraban sólo en la India y en sus fuentes geográficas, económicas y culturales. Tuvimos tiempo para hacerlo ya que la mayoría de las chicas pasaban en la escuela parte del día, por lo que teníamos algo de tiempo libre para preparar nuestros artículos.

Le pop-up de la grenouille

La rana desplegable

¿Qué problemas encontrasteis?

Para empezar, el tiempo era muy cálido y estábamos cansadas la mayor parte del tiempo. El área es más bien seca y el monzón no trajo mucha lluvia ese año. Tuvimos que acostumbrarnos a comida muy picante, lo que nos hacía sudar mucho al principio. Mejoró después de un tiempo. Comimos mucho arroz solo y bananas, porque el orfanato no podía permitirse carne y verduras, aunque a veces vecinos generosos nos donaban algo. La comida variada estaba reservada a las celebraciones. En cuanto a cómo nos comunicábamos, las chicas entendían el inglés bastante bien, ya que era la lengua que usaban en sus estudios, pero no la practicaban muy a menudo y hablaban entre ellas en su idioma materno, Kannada. Aun así, conocimos a algunas recién llegadas que tuvieron que aprender inglés y Kannada porque su lengua materna era el Telougou, la lengua de la región vecina. Cuando hacíamos nuestras actividades, como juegos o las clases de cocina, solíamos explicar las reglas o las recetas a todo el mundo y luego le teníamos que pedir a las más mayores que lo tradujesen, para asegurarnos de que todo el mundo lo entendía. Incluso si nuestro mensaje no se entendía claramente, al menos nos asegurábamos de que todo el mundo lo había recibido. ¡Por eso a veces nuestros juegos se volvieron sus juegos con sus propias reglas! Tuvimos que adaptarnos y asegurarnos de que lo pasaban bien.

Julie’s big games

Los grandes juegos de Julie

Más adelante nos dimos cuenta de que hubiese sido mejor dar ejemplos en vez de explicaciones largas. Notamos que las adultas del orfanato no estaban muy interesadas en nuestras actividades de entretenimiento. Obviamente allí los estudios están mucho más valorados que el juego. A veces nos interrumpían sin más porque era la hora de estudiar, de cenar, de rezar o de recoger el lugar.

¿Cómo os organizasteis?

Sobretodo tuvimos en cuenta todos los aspectos del proyecto: sanidad, seguridad, transporte, financiación, cultura y conocimiento. Para empezar, nos pusimos al día con nuestras vacunas en el centro médico de Air France y nos informamos sobre los riesgos sanitarios con los que nos podíamos encontrar.

Después fijamos las fechas según nuestro calendario académico y decidimos ir a la India de mediados de junio a mediados de agosto. Compramos nuestros billetes en marzo para evitar que subieran los precios.

También estuvimos hablando detalladamente con la gente encargada de SIWOL, ya que podían decirnos más cosas sobre el orfanato, y pensamos en algunas actividades que podían ser de interés para las huérfanas.

¿Y en cuanto a la financiación del proyecto?

Ya habíamos aprendido cómo manejar la financiación por nuestra experiencia previa como scouts. Decidimos optar por la financiación personal: Julie estuvo trabajando dos meses en un banco en el verano de 2014 y Antoine dio clases de matemáticas en el centro cívico de la ciudad y clases privadas por la tarde a alumnos de instituto dos veces por semana. También pedimos una beca del Ayuntamiento de la ciudad de Antoine, que nos dieron, y recurrimos a la plataforma de crowdfunding Ulule, donde amigos y familiares nos dieron dinero a cambio de la promesa de traerles regalos de la India.

Y luego…después del viaje… ¿qué?

Compartimos nuestra aventura con toda la gente posible para asegurarnos de que dos o más personas siguiesen el verano que viene. SIWOL no es muy conocida entre los scouts por ejemplo, por lo que si hablábamos suficiente de ella, era bastante posible que una unidad scout fuese allí en 2016.

¿Cuál es vuestro recuerdo más preciado?

Las sonrisas y la amabilidad de las chicas del orfanato. Después de cada actividad venían y nos daban las gracias por haber cuidado de ellas y haberles hecho pasar un buen rato.

 

[crp]

Autora

Danielle Kramer (Francia)

Estudia/Trabaja: Inglés, implicación en organizaciones para la circulación de libros y la práctica de la lectura

Habla: francés, inglés, hebreo, algo de alemán, ruso, japonés y griego moderno

Europa es…un mosaico de lenguas y culturas que aún espera a ser descubierto

Traductora

Soledad Román Pérez-Moreira

Estudia/Trabaja: Derecho y Ciencias Políticas y de la Administración

Habla: Español, inglés, francés, alemán, algo de italiano

Europa es…un sueño multicultural por cumplir

Twitter: @dadelosnamor

Blog: http://sromper.blogspot.de

Revisora

Miriam Vázquez (España)

Estudia / Trabaja: Periodismo y Ciencias Políticas y de la Administración

Habla: español, catalán, inglés, algo de francés y alemán

Europa es… un lugar único donde convive gente de diferentes culturas, idiomas y puntos de vista

Twitter: @mirabroad

Author: Anja

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

css.php

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar