Una familia que no para de crecer: El establecimiento en Armenia del Parlamento Europeo de los Jóvenes en Armenia

Jóvenes, motivados y listos para cambiar el mundo: así es como mejor se describe a los miembros del Parlamento Europeo de los Jóvenes de Armenia (EYP por sus siglas en inglés). Hovsep Patvakanyan, director y fundador de EYP Armenia, nos habló sobre sus experiencias estableciendo esta extraordinaria organización juvenil en Armenia, y las fantásticas ideas que surgieron gracias a los esfuerzos de sus miembros.

Allá por 2012, Hovsep, un chico amable y simpático de pelo y ojos oscuros, y un amigo suyo sintieron la necesidad de traer un soplo de aire fresco al campo de la educación no formal en Armenia. Querían encontrar una forma de animar a los armenios a ser ciudadanos más informados y responsables. Cuando conocieron la plataforma educativa EYP, que existe en 35 países europeos, decidieron considerar seriamente los aspectos legales y logísticos de empezar un grupo de este tipo en Armenia. Para conseguir este objetivo, participaron primero en algunas de las sesiones en el extranjero para entender mejor cómo funcionaban. Tras ello, tuvieron varias reuniones con los miembros de la Junta de Gobierno para sentar las bases de la membresía de pleno de derecho de Armenia en la red EYP. Así pues, se inició el proceso, se preparó un plan de desarrollo y se diseñó e implementó el año siguiente. El EYP Armenia empezó con sólo cinco personas, pero estaban comprometidas con en continuar el proyecto y tenían una visión clara de donde querían estar dentro de un año. Durante este año tan activo cada vez se sumó más gente y finalmente consiguieron la membresía de pleno derecho el 14 de diciembre de 2012.

No es fácil formar parte del EYP, pero definitivamente merece la pena el trabajo duro, pues aprendes muchas cosas a la vez. Este es un requisito para todo aquel que esté interesado en cambiar algo en nuestro mundo. “Al ser una red europeísta, el EYP anima a la participación de sus miembros en eventos internacionales, así que es necesario tener al menos conocimientos básicos de inglés. La franja de edad es de los 14 a los 30 años, sin restricciones geográficas. Sin embargo, lo más importante es que el EYP siempre busca personas que puedan pensar crítica y creativamente sobre los asuntos de sus países y de Europa en general”, explica Hovsep.

Pero aunque no tengas más de 30 puedes participar. “Como enviamos delegaciones de instituto de Armenia a participar en sesiones internacionales, se puede ir como acompañante. Además, si una persona es experta en un campo determinado, estaremos encantados de recibirla en uno de nuestros comités de trabajo para que pueda compartir su experiencia”, dice Hovsep.

Este proyecto educativo independiente, ajustado a las necesidades del joven ciudadano europeo y armenio, promueve el pensamiento independiente y la iniciativa sociopolítica en los jóvenes y facilita el aprendizaje de habilidades sociales y profesionales cruciales como la comunicación intercultural y el trabajo en equipo. Desde su inauguración en 1987, millones de jóvenes han participado en sesiones regionales, nacionales e internacionales, han formado amistades y han hecho contactos internacionales dentro y fuera de sus fronteras. Hoy en día el EYP es una de las mayores plataformas europeas para el debate político, los encuentros interculturales, el trabajo político-educativo y el intercambio de ideas entre la gente joven en Europa. El EYP consta de una red de 35 asociaciones y organizaciones en las que miles de jóvenes activos participan de manera voluntaria.

Tan sólo cuatro años después de haber empezado el proyecto, EYP Armenia se convirtió en la mayor asociación juvenil del país, con la participación de 3.600 jóvenes de instituto, universidad y graduados en 10 regiones. Intentan tener una red de ex-alumnos equilibrada, aunque según en la observación de Hovsep alrededor del 65% de los ex-alumnos EYP en Armenia son chicas y solo el 35% son chicos. También menciona que la situación es muy diferente a la de Alemania, Italia y otras representaciones del EYP donde la balanza se inclina hacia los chicos.

Según Hovsep, hay dos diferencias principales respecto a otros proyectos. A diferencia de otras organizaciones, los foros EYP no son eventos aislados. Cada participante de una sesión del EYP se convierte automáticamente en alumno y recibe un código para registrarse en la Plataforma de alumnos del EYP, donde ya hay millones de jóvenes de toda Europa desde su establecimiento en 1987. Aquí, además de compartir las mejores experiencias internacionales con sus compañeros europeos, consiguen acceso a una base de datos de unos 400 eventos del EYP al año, organizados por las diferentes ramas EYP en sus países de origen. “De esta forma, la participación en un evento local abre las puertas a muchas oportunidades en casa y en el extranjero”, nos dice.

El segundo punto que hace sobresalir al EYP es el principio de que “nada debe quedarse sobre el papel”. Todas las resoluciones adoptadas a través del foro son enviadas a las respectivas instituciones como propuestas de políticas y son llevadas a la mesa por parte de los respectivos miembros. Hovsep está orgulloso de poder decir que “en esta materia, se ha establecido una cooperación muy fructífera con las localidades de Dilijan, Yerevan, Gyumri, el Banco Central de Armenia y el Ministerio de Economía de la República de Armenia, entre otros”. Los paquetes de resoluciones que se refieren a cuestiones europeas son enviadas a la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y a otras instituciones.

Sin embargo, hay otra diferencia importante para Hovsep. “Lo que hace el EYP muy diferente para mí es la atmósfera familiar que hay aquí, todos llegan a conocerse a través de las reuniones no formales de alumnos que tienen lugar cada mes en Tsakhkadzor, Dilijan, Artsakh y en otras ciudades. Personalmente conozco a las 3.600 personas por su nombre, sé qué tal les va, en qué se están especializando y cómo pueden ayudarse mutuamente. Después de todo, ¿no es esta sinergia lo que hace falta para crear un futuro más brillante y más responsable para nuestro país?”

Hovsep también habla de planes de futuro y enfatiza la importancia del plan de desarrollo para 2016/2017 que se centra en la implementación de más sesiones en institutos en cada región de Armenia y luego envía a los mejores participantes de estas escuelas al extranjero a compartir sus prácticas.

“Para los jóvenes es una oportunidad no sólo de hacer oír su voz sino de realmente reunirse con parlamentarios de las instituciones europeas, sentarse en la misma mesa y discutir sobre una determinada materia, expresar su opinión y formar parte del proceso de toma de decisiones. Además, para la mayoría de ellos es una experiencia que les cambia la vida en términos de interacción con sus compañeros de más de 40 países, llegando a conocer sus culturas y abriendo las fronteras que la educación impone, especialmente en Armenia”, explica Hovsep.

Cuando se le pregunta por los principales retos para los jóvenes en Armenia, él dice: “Por un lado está la mentalidad de los jóvenes, el punto de partida de ‘las cosas están mal’ y la presunción de que nada se puede cambiar en el país. Por otro lado, el conocimiento no práctico que reciben en las universidades y escuelas. Esto tiene como resultado que no tengamos unidades competitivas cuando los estudiantes se gradúan y entran en el mercado laboral por primera vez, lo que conlleva grandes flujos de migración sin formación”.

Es por esto por lo que los miembros del EYP Armenia se centran especialmente en hacer llegar su mensaje a los jóvenes. “Este país tiene un futuro prometedor”. Hovsep dice que “este mensaje es el punto de partida, no es cuestionado ni discutido, lo tomamos como algo dado”. Una vez que esto queda fijado, paso a paso se consigue mediante las habilidades adquiridas en los foros EYP y sus plataformas, que facilita un nivel de toma de decisiones participativas totalmente nuevo. Hovsep cree que lo que importa es una revolución de la mente. “Esa es la realidad que hemos estado creando todos estos años y que está demostrando ser un éxito”.

El Parlamento Europeo de los Jóvenes busca llevar a cabo importantes cambios para institucionalizar el concepto de ciudadanía, y ya lo ha hecho con éxito. Hovsep sueña con un futuro en el que los jóvenes no digan que están orgullosos de ser armenios por su historia o su cultura. “¿Cómo se puede estar orgulloso de algo que te es dado por nacimiento?”. Él espera que a través del EYP la gente aprenda un día a estar orgullosos de ser armenios por sus instituciones fuertes, el respeto a la ley y su gobierno transparente.

[crp]

Autora

Kushane Chobanyan (Armenia)

Trabaja: Periodista de Radio en la Radio Pública armenia

Habla: Armenio, Ruso, Inglés, Francés (principiante)

Europa es….un sentimiento, no un lugar.


Traductora

Soledad Román Pérez-Moreira

Estudia/Trabaja: Derecho y Ciencias Políticas y de la Administración

Habla: Español, inglés, francés, alemán, algo de italiano

Europa es…un sueño multicultural por cumplir

Twitter: @dadelosnamor

Blog: http://sromper.blogspot.de

Revisora

Miriam Vázquez (España)

Estudia / Trabaja: Periodismo y Ciencias Políticas y de la Administración

Habla: español, catalán, inglés, algo de francés y alemán

Europa es… un lugar único donde convive gente de diferentes culturas, idiomas y puntos de vista

Twitter: @mirabroad

Esta entrada está también disponible en Bosanski - Hrvatski - Srpski, Deutsch, English, Français, Italiano, Malti y [Main Site].

Author: Anja

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

css.php

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar