Los músicos en Suiza

Este año Suiza ha vivido un evento muy especial en el que ha sido posible descubrir tradiciones, curiosidades y secretos de este país…

Por Alessandra Ivaldi / 26.08.2019

La Fête des Vignerons. El año 2019 ha sido un año especial para Suiza, en concreto para el Cantón de Vaud, localizado en la parte sur occidental del país. El motivo ha sido la Fête des Vignerons, la fiesta de los viñedos, un evento muy importante para la comunidad del cantón, el cual se caracteriza por una particularidad muy concreta: a diferencia de las tradicionales fiestas rurales, la fiesta de los viñedos se celebra como mucho 15 veces en un siglo.
Entre una celebración y otra de esta fiesta transcurren entre 14 y 28 años. La última que se celebró fue en 1999, por lo que asistir a esta gran fiesta es obligatorio para los suizos.

Este acontecimiento se desarrolla en Vevey, una pequeña pero atractiva ciudad rodeada de viñedos. Este año la fiesta se celebra del 18 de julio al 11 de agosto. Vevey se llena de colores y se puede visitar cada día una rica variedad de exhibiciones y espectáculos que rinden homenaje al mundo vinícola y a las antiguas tradiciones de la zona.
No se conoce el origen de esta tradición, la cual se introdujo por la UNESCO en la lista de patrimonios culturales. Sin embargo, aquí no hablaremos de la historia de esta fascinante tradición ni de la fiesta que se celebrará este año. Nuestro objetivo se enfoca en un aspecto muy concreto que caracteriza la fiesta de los viñedos y la cultura suiza en general: la música.

El yodel (o canto a la tirolesa). Cuando pensamos en Suiza, probablemente lo primero que nos viene a la cabeza es el yodel, un cante un tanto particular, típico de un área montañosa alemana. Se trata de una técnica históricamente ligada a la dura vida de los pastores que habitaban estas montañas. Parece que dicho modo de cantar tuvo su origen como método para atraer a las ovejas o la atención de otros pastores. De hecho, con el poder de la técnica del yodel, la voz del cantante llega a alcanzar grandes distancias en los valles.
Hoy en día, el yodel se ha convertido en un elemento vital para la cultura de Suiza y se puede realizar por un solista o por un coro durante las exhibiciones.

La trompa de los Alpes. El canto casi siempre va acompañado de instrumentos musicales ¡y en las tradiciones suizas tienen muchos!
Empecemos con el más conocido, la trompa de los Alpes o cuerno alpino. Se trata de un tubo cónico largo, normalmente de madera de alerce o de abeto. No tiene ningún orificio y su tono depende de la largura de cada instrumento, que puede medir de 2 a 4 metros como mucho. Al igual que el yodel, el tono de este cuerno también se puede oír a kilómetros de distancia y en su origen se utilizada para la comunicación entre los pastores que se encontraban en valles diferentes.

Músicos de cuerno alpino.

Sin embargo, el cuerno alpino no es el único elemento dentro de esta familia de instrumentos. Un pariente un poco menos conocido es el Büchel, típico de la Suiza central. También se fabrica a partir de madera, pero es más corto que el cuerno alpino. Aun así, la diferencia más notoria reside en su estructura: el tubo no es recto como el del cuerno alpino, sino que está enrollado dos veces sobre sí mimo. Su tono también es más claro y agudo.
Ambos instrumentos son bastante difíciles de tocar. Al no tener ni orificios ni teclas, la calidad del sonido depende sobre todo de la habilidad del músico de colocar los labios del modo correcto sobre la boquilla del instrumento.

Diferentes tipos de cítaras. Las cítaras son una familia de instrumentos de cuerda caracterizados por la presencia de un solo apoyo para las cuerdas, acompañado de una caja de resonancia. Existes infinitos tipos. En la zona bearnesa, en Suiza, se ha difundido la Hexenscheit, que significa “tabla de la bruja”. Se trata de un tipo de cítara muy antiguo, de forma trapezoidal y que se toca normalmente apoyándolo sobre una mesa o las rodillas del músico.

Ejemplo de cítara. Foto de @Thomas Quine.

La tradición musical suiza ofrece muchos otros tipos de cítaras, algunos de los cuales tienen un valor particular y no solo por su sonido, sino por la maravillosa decoración que los embellecen. También la forma y el tamaño varían mucho según el tipo de cítara: algunos no se tocan apoyándolos, como el Hexenscheit, pero se agarran como si fuera una guitarra. Este es el caso de la cítara de Toggenburgo, una región del Cantón de San Galo en el noroeste de Suiza.

Otro tipo de cítara es el Hackbrett, en español “salterio”. Sus cuerdas no se tocan con los dedos, si no con un martillo. Se puede tocar también con cuatro manos. En este caso, los dos músicos se colocan uno frente al otro durante la actuación.
El Hackbrett tiene una caja de resonancia con forma de trapecio. En los puentes las cuerdas se dividen por segmentos, lo que permite producir notas diferentes. El tono de las notas depende de la largura de las cuerdas.
Este instrumento se difundió en el Appenzell, localizado en el noroeste de Suiza, y en el Cantón de Valais, al suroeste del país, donde encontramos una versión más pequeña del Hackbrett y con un número de cuerdas más reducido.

Ejemplo de Hackbrett. Foto de @nadja robot.

Percusión. Los orígenes de algunos de los instrumentos musicales de la tradición suiza también se encuentran en los objetos de la vida diaria, transformados con un poco de imaginación. El primer ejemplo es la cuchara de madera (y a veces de metal) que los músicos suizos utilizan como instrumento de percusión para acompañar canciones que se tocan con otros instrumentos. Los músicos que usan las cucharas sostienen su instrumento por el mango y lo usan golpeándolo sobre sus muslos y antebrazos al ritmo de la música.
El uso de las cucharas de madera es muy antiguo, pero recientemente se han sustituidos por las de metal. Por otro lado, hoy en día, el interés por el folclore suizo ha puesto de moda otra vez las cucharas de madera, talladas y decoradas delicadamente.
Otro instrumento poco común es el Talerschwingen, compuesto por dos partes muy simples: una moneda de cinco francos suizos y un cuenco.
Los músicos golpean la moneda con el cuenco de cerámica haciendo girar este último lentamente. Se usan cuencos de diferentes tamaños para variar el tono de las notas.

Moneda de cinco francos suizos

Autora

Alessandra Ivaldi (Italia)

Habla: Italiano, inglés, alemán, francés

Europa es… patrimonio cultural

sitio web: https://iva1794.wixsite.com/home

Traductor

Abraham Jesse Diaz Periano (España)

Habla: Español, inglés, italiano

Esta entrada está también disponible en English, Français, Italiano, Română, [Main Site] y Русский.

Author: alessandra

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

css.php