Gran Bretaña después del Brexit: las esperanzas frustradas de los jóvenes europeístas

El Reino Unido ha votado dejar la Unión Europea, una decisión que ha ganado por muy poco y que ha dejado a muchos británicos, sobre todo jóvenes, frustrados y ansiosos. Nuestra autora intenta describir la reacción del 48% de votantes que querían continuar en la UE y cómo se siente estar en una Gran Bretana post-Brexit.

Escuchar las noticias la mañana del viernes 24 de junio fue un momento que no creo que vaya a olvidar. Mi reacción inmediata al resultado fue una completa incredulidad, seguida de una gran dosis de enfado. Enfado porque esta es la manera en la que Europa y el resto del mundo ven al Reino Unido ahora, como los discípulos desdeñosos del Partido de la Independencia del Reino Unido que solo piensan en sí mismos. La ira que me provoca que el 48% que votó quedarse en la UE esté siendo ignorado internacionalmente. Enfado de porque, hablando honestamente, no conseguí lo que quería. Me sentí apenada rápidamente, y ese sentimiento todavía no se ha ido por completo.

A nivel personal, los días desde el referéndum han sido difíciles y desoladores. Quería con toda mi alma que el Reino Unido se quedara. Quería que se sentara en la mesa de los mayores y continuara contribuyendo en un sistema constructivo y que funciona de cooperación internacional, un sistema que admiro. Me identifico como europeísta sin ningún tipo de ironía, habiendo vivido en Francia y Alemania como joven adulta estudiando sus idiomas, literatura y política. Europa me fascina y me inspira, y sus culturas se han convertido en un segundo hogar para mí, reconfortante pero también emocionante. Nunca había visto esta parte de mi misma como incompatible con la política u opinión pública británica, pero este voto me ha hecho abrir los ojos.

NoNrexit-1

Si Meeting Halfway es la inspiración para este grupo de traductores europeos, entonces parece que Gran Bretaña ha elegido el “yo primero” como su inspiración. Que Gran Bretaña se sienta hostil y a veces incluso superior a Europa no es nada nuevo: por ejemplo la leyenda urbana popular del titular de un periódico inglés de principios del siglo XX: ‘Niebla en el canal. El continente desconectado.’ Pensaba que este fenómeno estaba relegado a los márgenes de la vida británica, apareciendo en chistes y anécdotas, pero nunca en temas serios. Sin embargo, me encontré a mí misma muy sorprendida con el resultado de la votación el 24 de junio. Quizás tenga la culpa de mi vergonzosa ignorancia al no darme cuenta de lo distinto que los demás en el Reino Unido ven a Europa y a sus instituciones.

Mis amigos y compañeros europeos se han mostrado muy confusos ante el resultado del referéndum. Leer las respuestas de las naciones europeas que he llegado a considerar como un segundo hogar y cultura ha agravado mi sentimiento de impotencia. Creo que no hemos conseguido transmitirles que la generación más joven del Reino Unido queríamos quedarse y participar en la UE (73% de los votantes de entre 18 y 24 años votaron quedarse). Si hay algo que espero que nuestros vecinos europeos sepan es que los jóvenes británicos apoyaban de manera arrolladora quedarse.

En el corazón de todo este caos político y económico ha emergido una única experiencia colectiva entre mucha gente aquí, especialmente entre los jóvenes, casi sin importar sus opiniones políticas: despertar y no reconocer el país en el que viven para nada. Esto no se limita a un simple fenómeno del ‘día de después’. El Reino Unido parece otro país del que era antes del referéndum, lo que es realmente imposible. Este referéndum ha revelado cierta característica de mi país que no sabía que existía, o que aún existía. Hay mucho que hacer para mejorar las vidas de la gente aquí, identificar su descontento político e involucrarles para que se pueda resolver. Poder darse cuenta de esto es al menos una pequeña luz de esperanza en una nube de tormenta devastadora.

Hay una larga lista de cosas nuevas inaceptables con las que competir en el panorama de la Gran Bretaña post-referéndum. Hay un sentimiento de impotencia y frustración hacia el formato de un referéndum que los británicos no pidieron, o incluso, al que no le dieron muchas vueltas. Está el hecho de que tuve la oportunidad de dar mi opinión y que mi opinión no importó. Haber agradado a Donald Trump es insufrible. Haber sido respaldados por personas como Marine Le Pen puede que lo sea aún más. Pero en este momento lo importante es trabajar con la decisión que ganó democráticamente y ponerse en marcha para paliar el daño que esta decisión acarrea.

Sé que a nivel personal las cosas no van a cambiar de forma significativa para mí. Continuaré viajando por Europa, inspirándome en ella y aprendiendo de ella, y me cuesta imaginar un tiempo en el que esto no sea así. Pero la verdad es que la política de mi país está ahora desalineada con mis creencias personales y continuará siendo discordante.

Cuando tu país está funcionando y haciendo algo sin ti, algo que va a afectarte a ti y a tus iguales, se hace difícil aplacar los sentimientos de incomodidad y resentimiento. Espero que este residuo emocional inicial sea sosegado hasta un punto en el que podamos ser contribuidores constructivos en moldear la nueva relación de Gran Bretaña con la UE. Estos momentos pueden resultar complicados para Gran Bretaña, y tristemente también para Europa, pero el hecho de que la gran mayoría de mis iguales hayan votado como yo me deja un sentimiento de esperanza para un futuro en el que podamos trabajar juntos para estar más cerca de Europa de lo que los partidarios del Brexit parecen querer.

 

Autora

Sarah Robinson (Inglaterra) Estudia: Lengua y literatura francesa y alemana

Idiomas: francés, alemán e inglés

Europe is… compleja e invaluable

Ilustraciones

Luzie Gerb (Alemania)

Estudia: Historia del arte, Bellas Artes y Estudios Culturales Comparados

Habla: Alemán, Inglés, Sueco y Francés

Europa es… un lugar lleno de sitios increíbles, gente interesante y sus historias

Blog: luzie-gerb.jimdo.com

Traductora

Ana Rodríguez (España)

Estudia/Trabaja: Traducción e Interpretación de Inglés y Francés y Relaciones Internacionales

Habla: español, inglés, francés y algo de alemán

Europa es… libertad, amistad y cultura 

Revisora

Miriam Vázquez (España)

Estudia / Trabaja: Periodismo y Ciencias Políticas y de la Administración

Habla: español, catalán, inglés, algo de francés y alemán

Europa es… un lugar único donde convive gente de diferentes culturas, idiomas y puntos de vista

Twitter: @mirabroad

Esta entrada está también disponible en Català, Deutsch, English, Français, Italiano, Malti, Slovenčina y [Main Site].

Author: Anja

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

css.php

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar